Uncategorized

Historia de la Kalimba

Mbira

La Mbira está considerada como el instrumento ancestro de la hoy denominada Kalimba. Surge en la región de Shona (Zimbabwe) hace unos 3000 años aproximadamente y su evolución es un fiel reflejo de la cultura y esencia de las zonas donde era tocada. Al principio las láminas estaban hechas de madera o bambú pero con el tiempo y el desarrollo y perfeccionamiento de el uso de metales las láminas se fueron adaptando.

Lo más interesante y sorprendente de la historia de este instrumento es el componente mágico que siempre ha estado ligado a ella. En un principio su principal utilidad era la comunicación con antiguos líderes y guerreros de las tribus, aunque posteriormente también se utilizaron para atraer lluvias en épocas de sequía o para detenerlas en épocas de inundaciones, para ahuyentar a los malos espíritus, para que los espíritus de familiares fallecidos descansen en paz e incluso para curar a los enfermos.

La Kalimba no se conoció fuera de África hasta 1920, cuando el etnomusicólogo Hugh Tracey en uno de sus viajes a África la encontró. El se encargó de remodelarla y transformar la mbira en lo que hoy conocemos como Kalimba, además de su exportación a diversas partes del mundo.

Por desgracia años más tarde Zimbabwe pasaría un etapa oscura en su periodo colonial, etapa que propició la caía de popularidad del instrumento empujado por misioneros que predicaban la malvada esencia de la Kalimba.

Por suerte desde la independencia de Zimbabwe este instrumento se está recuperando a pasos agigantados y su distribución por occidente sigue en aumento.